domingo, 2 de noviembre de 2014

LA GABINOTECA

¡Hola, hola, hooola!

¿Me echabais de menos? ¿Sí, verdad? Yo también, estoy como loca por empezar esta nueva temporada bloggera después de tanto tiempo en silencio. Por suerte he tenido un verano estupendo (del que ya casi no me acuerdo), pero luego ha venido la uni, la vuelta al trabajo... Así que para que se me quite un poco la pena, ya estoy manos a la obra con un montón de sitios nuevos que enseñar. ¡Vamos a ello!

Para este "retorno" he elegido un sitio que conocí a principios de verano y que me dejó con la boca abierta, no solo por la calidad sino también por la presentación, el ambiente, el precio...

Hoy os presento La Gabinoteca, un gastrobar de lo más cool en la calle Fernández de la Hoz 53 (metro Gregorio Marañón L7 y 10). Su web está bastante chula y además de fotos e info, podéis ver algunos vídeos muy interesantes.

Como ya he dicho más arriba, conocí este restaurante este verano gracias a mi tío José Ramón, que nos invitó a unos cuantos por su 50 cumpleaños; así que ya aprovecho para darle las gracias de nuevo (tanto por la invitación como por el descubrimiento) y mandarle un felicidades enorme (aunque ya hayan pasado casi 4 meses).

Lo primero que vais a notar al entrar a La Gabinoteca es el buen ambiente (ayuda mucho la zona en la que se encuentra) y la curiosa decoración, que mezcla lo industrial con lo vintage haciendo de este lugar un sitio único (si a alguien le interesa la arquitectura y/o la decoración de interiores puede pinchar aquí y conocer un poco más a los encargados de la decoración).

Una pasada, ¿verdad?

Y una vez hechas las presentaciones, ¡vamos al tema!

La carta no es especialmente amplia y, sinceramente, lo prefiero: me ponen muy nerviosa esas cartas de páginas y páginas que después de 10 minutos no has podido acabar de leer y mucho menos, elegir. Está dividida, más o menos, en entrantes y principales, pero si aceptáis un consejo, os recomiendo no pedir un plato por persona, es decir, elegid varias cosas que os llamen la atención (dejaos aconsejar, los camareros son extremadamente serviciales y pacientes) y compartid. Eso sí, si cuando leáis la carta no os enteráis de mucho, no os sorprendáis, ya que parte de la gracia de este restaurante es el elemento sorpresa.

Para empezar pedimos el potito (huevo, patata y trufa en un botecito de cristal), taco-pato (que como su propio nombre indica es un taco de carne de pato) y la no auténtica ensalda César (consistente en una lechuga con su maceta y tijeritas además de pollo frito y berenjena, y salsa César para que cada cual se haga su "ensalada"). El potito y el taco-pato se pueden pedir para 2 personas, y la ensalada incluso para 3 o 4. Todo estaba muy, muy bueno, pero el potito me dejó alucinando, es más, la próxima vez que vaya me pediré un para mí sola, ¡jeje!.

Taco-pato y potito (arriba) y la no ensalada César (abajo). ¡Menuda pinta más rica!

Como principales sí pedimos un plato por persona, y como no son muy grandes, es una buena opción después de haber probado varios entrantes. Se pidieron varios perritos calientes (acompañado de bacon, queso y cebolla y servido en su cajita de cartón), varias hamburguesas de tartar de carne (hamburguesa de carne cruda servida en cajita de plástico), varias carrilladas de ternera (servida con puré de patata, puerro frito y una salsa riquísima) y yo, como quería probar algo distinto, pedí el tartar de corvina (¡espectacular!). Pude probar un poco de todo y no sabría con qué quedarme ya que todo estaba increíble: el sabor, las texturas, los puntos... De verdad, un auténtico festival para el paladar.


De arriba a abajo y de izquierda a derecha: perrito, tartar de corvina, hamburguesa y carrillada. ¡Una delicia!

Y sí, aún teníamos sitio para los postres, y de nuevo decidimos pedir un par de ellos para compartir y poder probar un poquito de todo. Nos costó muchísimo decidirnos porque todos y cada uno de los postres son especiales por algún motivo (y ya sabéis de mi debilidad por el tercer plato...) así que al final nos dejamos aconsejar y pedimos el Juan Palomo (brownie que te sirven con un montón de ingredientes para que lo hagas a tu gusto y que puede llegar a ser elegido el más bonito del mes) y las burbujas merengadas (no me preguntéis lo que es pero os puedo decir que son unas burbujas "mágicas" que salen de un vasito para mezclares con el resto de ingrediente incluídos en la bandeja). Hé de decir que aunque el brownie no nos quedó especialmente bonito sí que estaba muy rico y que las burbujas me sorprendieron gratamente.

Burbujas merengadas y Juan Palomo antes y después. ¡Más originales no pueden ser!

Lo que sí es importante que tengáis en cuenta es que no admiten reservas, así que lo más recomendable es ir prontito para no tener que esperar, ya que siempre está hasta la bandera.

Tal y como he comentado, es de agradecer la ayuda de los camareros así como su amabilidad, ya que no solo te aconsejan sino que te enseñan la mejor manera de comer cada plato.

A pesar de parecer caro creo que no lo es (solamente la calidad y originalidad de los platos tienen bien merecido el precio); eso sí, tenéis que tener "cuidado" con las bebidas porque sí se salen un poco del precio habitual. Pero teniendo en cuenta este dato, podéis comer perfectamente por unos 18€ por persona.

Valoración general: un 9.5. Me encantó, reconozco que este sitio me ha enamorado: estaba todo buenísimo y la originalidad me conquistó. Por poner algún pero podría decir que la iluminación me pareció insuficiente (aunque supongo que es lo que más "pega" con la decoración) y que son un pelín lentos (aunque supongo que es debido a la gran cantidad de gente que hay siempre). Volveremos seguro, que tengo muchísimas de probar todo lo que no probamos aquella noche.

¿Qué os ha parecido esta entrada? Sorprendente, ¿verdad? Si hay algo que me gusta de Madrid es la gran variedad de restaurantes que tiene (aunque no todos sean tan buenos como éste), así que espero volver a sorprenderos la semana que viene.

Un beso muy grande a todos los que me leéis y seguís por las redes, y un beso especialmente cariñoso a todos los que asistimos a la mencionada cena, que os quiero un montón a todos.

Carolina.

P.D. No sé si os habéis fijado, pero he añadido un mapa donde podéis ver todos los sitios en los que hemos estado. Si queréis verlo más grande, no tenéis más que clickar en el recuadro de las cuatro esquinitas. ¡Espero que os guste la novedad! ^^

6 comentarios:

  1. Requete-re-bienvenida!!! Si que se echaba de menos ver las estupendas críticas y el descubrimiento de lugares madrileños :D

    Y vaya como has vuelto, a lo grande, porque ese sitio tiene una pinta estupendísima. Qué original parece el sitio y sobre todo la comida que encima de estar buena (me fío de tí) tiene una presentación muy atractiva y diferente. Jo, si que me gustaría ir, si. Y encima de precio parece que también está muy bien.

    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!

      Lo cierto es que es un sitio increíble, si tienes ocasión de ir, no la desaproveches! ;)

      Un beso Charly!!

      Eliminar
  2. Qué alegría verte de nuevo por aquí!

    Y pedazo sitio!! Me parece super original. A ver qué día acabamos de pagar la carrera y usamos tu guía para comer en sitios guays.

    Nosotros tenemos ganas de ir en nuestro aniversario al que ha abierto Chicote, que el otro día pasamos por la puerta y tenía todo muy buena pinta. Además, viendo la carta no era nada caro.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, he vuelto!! xD

      Os recomiendo muy mucho ir! Y al de Chicote tenemos pendiente la visita porque nos han hablado bastante bien de él. Si vamos, lo contaré, prometido!! :)

      Un beso!!

      Eliminar
  3. bienvenida!!

    Y que super bar mas chulo para empezar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! ^^

      Sí, es un sitio espectacular :D

      Eliminar

¿Te ha gustado? ¿Me vas a proponer un nuevo sitio? ¿Simplemente pasabas a saludar? ¡Adelante! No hay cosa que haga más ilusión que un buen comentario ^^